Sobre el blog

En el capítulo XI de la Segunda Parte del Quijote tiene lugar la aventura de las Cortes de la Muerte, en la que el caballero y su escudero se encuentran con una compañía de cómicos. Veamos el diálogo inicial de ese encuentro:

«-Carretero, cochero, o diablo, o lo que eres, no tardes en decirme quién eres, a dó vas y quién es la gente que llevas en tu carricoche, que más parece la barca de Carón que carreta de las que se usan.

A lo cual, mansamente, deteniendo el Diablo la carreta, respondió:

-Señor, nosotros somos recitantes de la compañía de Angulo el Malo; hemos hecho en un lugar que está detrás de aquella loma, esta mañana, que es la octava del Corpus, el auto de Las Cortes de la Muerte, y hémosle de hacer esta tarde en aquel lugar que desde aquí se parece; y, por estar tan cerca y escusar el trabajo de desnudarnos y volvernos a vestir, nos vamos vestidos con los mesmos vestidos que representamos. Aquel mancebo va de Muerte; el otro, de Ángel; aquella mujer, que es la del autor, va de Reina; el otro, de Soldado; aquél, de Emperador, y yo, de Demonio, y soy una de las principales figuras del auto, porque hago en esta compañía los primeros papeles. Si otra cosa vuestra merced desea saber de nosotros, pregúntemelo, que yo le sabré responder con toda puntualidad; que, como soy demonio, todo se me alcanza.

-Por la fe de caballero andante -respondió don Quijote-, que, así como vi este carro, imaginé que alguna grande aventura se me ofrecía; y ahora digo que es menester tocar las apariencias con la mano para dar lugar al desengaño. Andad con Dios, buena gente, y haced vuestra fiesta, y mirad si mandáis algo en que pueda seros de provecho, que lo haré con buen ánimo y buen talante, porque desde mochacho fui aficionado a la carátula, y en mi mocedad se me iban los ojos tras la farándula.»

Cortes de la muerte

Este es uno de los fragmentos más representativos de la teatralidad del Quijote, y en él podemos comprobar el lugar en el que, con bastante frecuencia, tanto en su obra como en su vida, se sitúa el escritor.

Recordemos cómo define Covarrubias las apariencias:

«Lo que a la vista tiene buen parecer, y puede engañar en lo intrínseco y sustancial. […] Apariencias son ciertas representaciones mudas, que corrida una cortina se muestran al pueblo, y luego se vuelven a cubrir».

En la edición digital del DRAE encontramos las siguientes definiciones del término:

« apariencia.

(Del lat. apparentĭa).

1. f. Aspecto o parecer exterior de alguien o algo.

2. f. Verosimilitud, probabilidad.

3. f. Cosa que parece y no es.

4. f. En el teatro, escena pintada sobre lienzo o representada con actores y muñecos, oculta por una cortina que se descorre en cierto momento de la representación. »

Don Quijote, al percatarse de la verosimilitud de la escena, deja marchar a la compañía de cómicos de Angulo el Malo para dar paso a una nueva escena del teatro de la realidad, en la que él y Sancho en ocasiones ejercerán de protagonistas y en ocasiones de espectadores.

El blog que presentamos transitará por múltiples caminos que tendrán como punto de partida, y en muchos casos también de llegada, lo cervantino, el teatro clásico de diversas culturas y la teatralidad. La perspectiva desde la que haremos nuestros comentarios  intentará mantenerse en la línea del espectador crítico, ámbito que transitó Cervantes en más de una ocasión, tanto en su obra como en su vida.

El blog pretende indagar en la teatralización de la realidad como forma de entender, explicar y compartir el mundo que nos rodea a partir de la teatralidad de las apariencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es menester tocar las apariencias con la mano para dar lugar al desengaño